miércoles, 9 de julio de 2008

Sexo, Botox y rock´n´roll

13 años, que se dice pronto. 13 años de mitos, filtraciones, rumores y falsas esperanzas. 13 años de decadencia por parte de Axel Rose (nunca le perdonaremos su gordura, unas espantosas trenzas y esas inyecciones de botox mas propias de Sara Montiel que de un mito viviente del rock); mientras que por el otro lado, Slash, acallaba dudas, realizando un brillante renacer con Velvet Revolver y su primer disco (el segundo es demasiado estándar para mi gusto) 13 años dan para mucho.
Y por fin ha llegado el momento, el disco mas esperado, anhelado y –según las malas lenguas- el mas caro de la historia, pronto vera la luz. Pero los aguerridos aguilillas de la red ya le han echado sus zarpas encima y se ha filtrado en la red algunos de los temas de lo que será el nuevo trabajo de Guns´n´Roses en 13 años (les he dicho ya que han pasado 13 años?)
Nunca fueron una banda de mi devoción, cuando lanzaron su "Apetite for destrucción" yo aun merodeaba por las limpias notas del rockabilly, pero reconozco que alguna que otra noche, atiborrado de cerveza cante: “Welcome to the jungle” o “Paradise City.”
“Knockin on heavens door” supero en fama a la original de Dylan, y “November rain” represento para muchos el final de un tortuoso noviazgo o el abandono de una amante. “My Michelle” sigue siendo un referente en cuanto a los peligros del lado salvaje de la vida. Hoy he tenido la oportunidad de escuchar esos temas tan misteriosamente filtrados; conociendo a Axel yo diría que ha sido cosa suya para despertar el morbo de los fans mas acérrimos.
Un disco maduro, aunque con pretensiones, donde Axel da rienda suelta a sus nuevos gustos musicales pero donde sorprende (y de que manera) por esa portentosa capacidad vocal, eliminando los excesos vocales de sus primeros discos y centrándose en dirigir su chorro de voz directamente  al tema y no a la audiencia. Hard Rock (que no el heavy metal de antaño) y toques de AOR (Adult Oriented Rock para los neófitos) con toques de sorprendente postmodernidad,  algo que claramente no triunfara en el mercado actual. Un disco trasnochado pero interesante. Algunas canciones, como “The Blues” nos pueden retrotraer a tiempos pasados con ese impagable piano y los gorgoritos de Axel, pura nostalgia realizada con esmero. Otros por el contrario, se nos antojan  demasiado excesivos (New song #2 y #3) destrozando los sueños de algún acérrimo fan. Con "Madagascar" te has pasado tres pueblos chato!!; y es que eso de utilizar como sampler el conocido discurso de Martin Luther King esta mas visto que el tebeo....pero , coño!!, aun así la cancion no es mala, todo lo contrario.
Si Gardel decía que 20 años no son nada, a mi 13 me han parecido una eternidad. Y sus oyentes no tienen los 20 años de antaño, ni llevan el pelo largo, ni muñequeras de pinchos; hoy son padres de familia, agobiados con hipotecas y pañales. Aunque no me extrañaría encontrarme a alguno conduciendo un coche familiar con este disco en el. Han sido 13 años.
Si alguno quiere oírlo, lo tiene disponible aquí

3 comentarios:

joaninha dijo...

pfss, bueno, no hay treintón que se precie que no haya berreado algo con los guns... ese sweet child o'mine...

besos noctámbulos

Fon dijo...

Lo escuchare por curiosidad!
La verdad es que ver al Axel da un poco de asco pero bueno.
Me gusta la caratula del disco.
Chinese democracy, aunque podria poner tambien yankee democracy.
Saludos

Manu dijo...

Respecto ala carátula si le pones una bufanda parez un hincha del Atletico de Madrid. Estuvieron bien..., en su momento. Saludos.