martes, 10 de junio de 2008

Cualquier parecido con la realidad ¿es pura coincidencia? [War Inc.]

John Cusack es uno de mis actores favoritos desde aquellas insulsas comedias de los años 80, creo que le descubrí con Sixteen Candles, pero a su vez es uno de los más desaprovechados y ciertos productos de factura excesivamente comercial han lastrado su carrera. Afortunadamente tiene momentos de genialidad como la que hoy nos ocupa, que sin ser una gran película si permite un visionado cuanto menos interesante. Cusack tiene esa mascara de americano medio con toques neuróticos que tanto me agradan, un moderno James Steward (si se me permite la osada comparación). Tras sufrir lo indecible viéndole en “El chico de Marte” no me encontraba en disposición de enfrentarme a otra decepción cinéfila, pero cuando descubrí que, además de actor, era productor y guionista de War Inc, me envolvió una amplia sonrisa socarrona y decidí concederle el beneficio de la duda. No me equivoque.

War Inc. es una sátira política, a veces bruta otras hilarante, sobre un posible futuro en que el poder de los gobiernos lo detentan las corporaciones empresariales. La Corporación privada que rige el destino de los USA invade un país, llamado Turikistán, y trata la guerra como si de una empresa se tratase. En ella, John Cusack interpreta a un asesino a sueldo al que se le encarga asesinar al primer ministro del país invadido. Lamentablemente todo se le complica cuando una cantante de moda le acosa y el a su vez se enamora de una periodista dedicada a denunciar los atropellos de la guerra.

Descacharrante y exagerada a mas no poder, es una tremenda sátira política sobre el papel de los Estados Unidos en las Guerras modernas,; aunque en ocasiones bordea el ridículo, a la larga logra salir airosa. Más que el argumento en si, son los pequeños detalles los que la dotan de una entidad propia. No pude evitar dar rienda suelta a mi escandalosa risa ante escenas como la simulación periodística, o la escena de las bailarinas amputadas, pura exageración que manifiesta el tono general empleado en la cinta.

La guerra como atracción turística como si de una moderna Disneylandia se tratase, los nombres utilizados (Ciudad Esmeralda es la ciudad donde transcurre la acción, Omar Sharif es el nombre del primer ministro a asesinar), los carteles propagandísticos (Fume Democracia Light), los tanques con publicidad o las graffitis que decoran la derruida ciudad (Thank you, America) denotan ese tono de critica salvaje pero siempre certera, que fulmina sin cortapisas la visión que tienen los americanos de la guerra de Irak.

Hillary Duff, que por una vez no resulta insufrible, sorprende con su interpretación de una Britney Spears árabe (Yonica Babyyeah, el nombre lo dice todo), lo hace lo suficientemente bien como para no parecer ella, lo cual es mas de lo que se suele decir habitualmente de su trabajo. Incluso su auto parodia en un numero musical es de lo mejor de la pelicula!!! El propio Cusack le ayudo bastante, por lo que se dice en internet. Marisa Tomei da muestras de una revitalizada carrera tras “Antes de que el diablo sepa que has muerto”. Se agradece la participación de la hermana de John, Joan Cusack, siempre maravillosamente histriónica en papeles cómicos, ¿hace falta decir que siento debilidad por esta mujer y sus trabajos?. Ya ha coincidido con su hermano en diferentes films ("Alta fidelidad," la anteriormente mencionada “El niño de Marte”) y aunque aquí no tenga mucho peso en la trama sus breves apariciones constituyen una de las mejores bazas del film. Otro detalle a tener en cuenta son los secundarios de lujo: Ben Kingsley, Dan Aykroid y un desaparecido Ben Cross.

Tras un más que prometedor comienzo el film se diluye un poco hacia la mitad, pero sabe sobreponerse y, aunque el final no alcanza las cotas de genialidad del principio, si que tiene suficientes puntos positivos como para concederle meritos, tan solo le falta una pizca de mas mala leche y hubiera quedado perfecta. Joshua Seftel, su director, es un hombre bregado en el documental político, suyo es “Lost and found” ese crudo retrato de la caída de Ceausescu; y sin embargo se luce en este film como -un mas que correcto- director, manteniendo el tipo incluso en las escenas de acción (especialmente hay una, rodada a ritmo de vals, que no tiene desperdicio)



Entre trazos de humor grueso encontraran escondidas perlas de sabiduría, como cuando el personaje de Cusack se defiende con la siguiente afirmación: Los negocios son la respuesta humana cuando hay una crisis moral. A estas alturas, y visto lo visto, yo no le llevaría la contraria.

3 comentarios:

Lucía dijo...

Es que yo te iba a preguntar si estaba ambientada en un posible futuro o ya en la actualidad,jeje.

Me la apunto que tiene muy buena pinta lo que cuentas.

Marisol dijo...

Sun: no se porque motivo le tengo idea a Cusack, es como que no me termina de caer del todo bien. Hay una sola pelicula de él que me ha gustado y se llama "Hotel" o algo asi, es suspenso y muy buena!.
Prometo ver ésta para compartir opiniones!
Abrazos enormes!!

Manu dijo...

Habrá que verla. Esa comparación con James..., corramos un tupido velo!!!. Saludos.