jueves, 1 de mayo de 2008

Dueños de la nada

Yo que soy un fanático, desde mi más tierna adolescencia, de la novela negra, no puedo dejar pasar cualquier estreno de cine relacionado con la misma. Durante mucho tiempo devore con avidez a los clásicos (Hammet, Cain, Chandler) y cuando llegue a los autores mas contemporáneos no pude sino hacerme fan acérrimo de dos de los mejores escritores del genero: Jean-Patrick Manchette padre del neo-polar francés y quizás de la novela negra moderna europea; les recomiendo encarecidamente leerse “Volver al redil” o “Nada” o incluso “Tarántula” de Thierry Jonquet, heredero directo de Manchette (incluso dicha novela sedujo al propio Almodovar que llego a pensar en hacer una adaptación), para comprender las claves de genero neopolar. Y, siguiendo la misma estela pero en su versión yanqui, el grande entre los grandes, James Ellroy "El Perro Demoníaco de la literatura policíaca de Estados Unidos"(sobrenombre por el que se le conoce en círculos literarios). "Réquiem por Brown" (su primera novela) o "Sangre en la luna", me atraparon sin remisión, pero Ellroy tiene en su haber una de las mejores tetralogías literarias que ha dado Norteamérica, conocida como LA Quartet: La Dalia negra, El gran desierto, L.A.Confidencial, y Whitte Jazz(esta última es una obra maestra de la literatura moderna), que lo consolidaron como maestro del Hard Boiled y como uno de los grandes escritores americanos, y no solo de novela negra!!!. Hollywood siempre se ha sentido atraído por este racista (aun se declara así) y expresidiario; un tipo curioso con un pasado oscuro: ladrón, alcohólico, drogadicto y pervertido sexual.

En 1987 se realizo una primera adaptación de su novela “Sangre en la luna” bajo el nombre de “Cop", con James Woods como protagonista. No reflejaba en absoluto todo el denso ambiente de la novela y quedaba como un buen thriller sin más. Creo que el resultado no gusto a Ellroy que se resistió a ceder los derechos de sus novelas durante bastante tiempo, hasta que llego Curtis Hanson y su adaptación de "L.A. Confidential". No creo que haga falta hablar de la película, pero les recomiendo que se lean el libro y verán que no es tan buena adaptación como parece, aunque la película en si es una gran propuesta cinéfila. El éxito de dicha adaptación hizo que al año siguiente se llevara a la gran pantalla "Réquiem por Brown", dirigida por Jason Freeland, si exceptuamos todos los anacronismos, hay que destacar el gran trabajo del actor Michael Rooker. Una curiosidad que deberían ver.

Aunque a estas alturas ya debería estar curado de espantos, es mas que evidente afirmar que el genero esta en franca decadencia. Películas como “La noche es nuestra” de James Gray o, la que hoy nos ocupa, “Dueños de la calle” de David Ayer, no hacen sino denostar el genero. "Dueños de la calle" esta basada en un guión de Ellroy que, presumiblemente a tenor de los resultados finales, ha pasado por las manos de demasiada gente; convirtiéndose en la insustancial película que hoy nos ocupa. En un primer momento pasa por las garras de Kurt Wimmer(dueño del paroxismo y la exageración visual y creador de la estupenda Equilibrium y la aburrida Ultraviolet) para acabar en manos de un novato como Jamie Ross que, me da la impresión, es quien la ha mutilado o al menos ha terminado de rematar el guión. Lo siento chico pero alguien tiene que pagar el pato.

Si la historia no convence el reparto no se queda lejos; Keanu Reeves no es actor para el papel, no da la talla ni resulta creíble como antihéroe Ellroniano, máxime si tenemos en cuenta que durante todo el metraje mantiene un rostro compungido mas propio del estreñimiento que de la culpabilidad que se le presupone a su torturado personaje. Mi adorado Forrest Whitaker se le ve un puntito desmedido que no ayuda en nada a la configuración de su papel. Pero el que peor parado sale es sin duda Hugh Laurie cuya aparición en el film se parece demasiado a un episodio de la serie que le ha encumbrado, House, siendo sus breves apariciones a lo largo del film de lo menos convincente de su carrera. Los únicos salvables de este elenco pudieran ser Jay Morh o Cedric 'The Entertainer', que no hacen más que una continuación de sus interpretaciones televisivas.

Aunque sin duda lo peor de toda la película es que te hueles la trama desde la escena del supermercado (de lo mas obvio que he visto en mucho tiempo), siendo el resto del metraje una sucesión de clichés mal representados acompañados de unos diálogos de pacotilla; aun resuenan dolorosamente en mis oídos frases como : “Esto que quieres hacer no lo quieres hacer” culmen del despropósito cinéfilo y un insulto a los guionistas serios. El mencionar muy de pasada el racismo implícito en el departamento de Policía de L.A. así como el carácter del personaje central dejan claro cuanto se han desviado de las directrices iniciales del maestro Ellroy , del que aun no entiendo como ha podido prestar su nombre a semejante disparate; y menos aun, como David Ayer (un tipo que escribió el guión de Training Day y rodó esa estupenda película que es Harsh Times) se ha prestado a acompañarle en dicha empresa. Pero ya se sabe el dinero manda, señores. La realización de David Ayer es más que salvable, destacando un par de aciertos en la resolución de las escenas de acción, pero poco más podía hacer con semejante mamotreto, tan poco creible de principio a fin.



Para los poco exigentes será una película entretenida, para mi es una invocación al exterminio de un genero. Creo que es un buen momento para dejar de ver películas de este calibre y volverme a releer a Wilkie Collins, del que Borges dijo era el verdadero padre de la novela negra. Sigan mi ejemplo.

4 comentarios:

Escriba perezoso. dijo...

Te he dejado una invitación en mi blog para participar en un concurso de nuestro amiguete Vinagre que creo te interesará.

Saluditos y ya hablaremos tu y yo en privado de cosillas que se nos están acumulando,ja,ja.

Un abrazo para el rastas.

Fon dijo...

Magnifica entrada!
Pues fijate que me la baje ayer y tenia pensado vermela hoy. A lo mejor me veo antes otra cosa!
Saludos

Lucía dijo...

Yo aproveché el descuento de la FNAC del día del libro para hacerme con dos libros que me faltaban del maestro Collins.

Espero que lleguen impaciente!!

La peli aún no la he visto, pero la veré por Keanu. Una tiene sus debilidades,jeje.

Manu dijo...

Me apunto los libros. De la película en cuestión mejor no hablar.