sábado, 26 de abril de 2008

Bob, los tiempos no han cambiado

Bob Dylan no es santo de mi devoción pero seria de incultos no saber reconocer su valía en el panorama de la música contemporánea así como su importancia en los autores más jóvenes de hoy en día. Ya lo dijo el maestro Sprinsteen: En la música, Frank Sinatra puso la voz, Elvis Presley puso el cuerpo... Bob Dylan puso el cerebro.(……) Sin Bob, los Beatles no habrían hecho el Seargent Pepper, los Sex Pistols no habrían hecho "God Save the Queen" y U2 no habría hecho "Pride in the Name of Love"

Todd Haynes le hace un justo reconocimiento en su película "I´m not there", que no es un simple biopic al uso si no un paseo inspirado en la música y en las múltiples vidas de Bob Dylan (tal y como se advierte en los títulos de crédito). Haynes con cámara inquieta desmenuza la vida de Dylan en pequeñas anécdotas (más o menos conocidas). Cambia los nombres a todo y a todos, la película esta rodada con pulcritud pero entremezclada en un montaje a veces caótico, se hace pesada y desconcertante pero acaba por atraparte.

El papel de Dylan es asumido por diferentes interpretes, cada uno para una visión de su vida u obra, por allí desfila un perplejo Richard Gere, el estupendo Marcus Carl Franklin (al que podéis ver actualmente en la película Be Kind Rewind) o Ben Wishaw (todos ellos inspirados en la fascinación de Dylan por Billy el niño, Woody Guthrie y Arthur Rimbaud respectivamente)

Pero sin lugar a dudas quienes salen mejor parados son Cate Blanchet y Christian Bale. La primera no solo es la recreación mas acertada de Dylan puesto que Cate se trasmuta literalmente en Dylan no solo en el aspecto físico sino en una mimetización completa tanto en movimientos físicos como en la voz. Además tiene la suerte de ofrecernos dos momentos míticos: la recreación (por supuesto muy particular por parte de Haynes) de la controversia en el Newport Folk Festival en 1965, en donde Dylan fue abucheado y obligado a abandonar el escenario del festival al aparecer con guitarra eléctrica y chupa de cuero en la mitad del recital, siendo acusado de traidor por los sectores mas puristas. El segundo momento álgido es la interpretación de Ballad of a thin man, que pese a no cantar ella si no Stephen Malkmus, hay momentos en que –salvando las distancias- nos parece estar viendo al mismísimo Bob en persona. Un trabajo, el de Blanchet, de matricula de honor., demostrando que hoy por hoy es una de las mejores actrices de su generacion. Aqui les dejo la escena en cuestion, para que la disfruten (y critiquen si se atreven)



Bale en el papel de Jack Rollins, alter ego de la primera etapa de Dylan, la época folk, nos hace ver la camaleónica facilidad que tiene el actor para interpretar los mas diversos papeles. El fallecido Heath Ledger sin embargo se queda corto en su recreación dylaniana, casi siempre escondido tras unas gafas oscuras, dejándose comer en gran parte de las escenas por Charlotte Gainsbourg (hija del cantante Serge Gainsbourg y la actriz británica Jane Birkin, y que en la película se atreve incluso a cantar el “Just like a woman” junto a Calexico), una actriz a seguir la pista tras La ciencia del Sueño y I´m not there, pese a tener ya una dilatada carrera a sus espaldas. Dará que hablar.

Si tengo que destacar a algún interprete me quedo sin duda con el novato Marcus Carl Franklin y su madurez interpretativa, no es solo que lo haga muy bien, es que incluso se atreve con una canción, "When the Ship Comes in", destacando su natural talento para ambas facetas: la música y la interpretación. Todo entretejido con la voz áspera de Kris Kristofferson como narrador y la compañía de conocidos actores en pequeños cameos: Julianne Moore (como alter ego de Joan Baez) David Cross como Allen Ginsberg o Bruce Greenwood desdoblado en Pat Garret y un periodista de la BBC.

Si ya en Velvet Goldmine demostraba su faceta de amante/ fan de la música, aquí Haynes se desmelena poniendo la película al servicio de una narración nada convencional, que refleja perfectamente la personalidad del artista sin tener que recurrir a los tópicos de un biopic convencional. Coje la vida de Dylan y le da al vuelta como los bajos de un pantalón Resultando por momentos onírico a la par que incomprensible para los neófitos en la música de Dylan, pero siempre con una tremenda belleza plástica (esa acertada combinación de blanco y negro con color, las imágenes de noticiarios y la ficción cinematográfica….etc.)

Consigue reflejar perfectamente la compleja personalidad de Dylan, la incomprensión del genio, el auge y la caída, la ascensión a los cielos del Rock, la parte menos accesible del artista al margen del mainstream, el trovador de la conciencia. A algunos les puede resultar un coñazo por no ser una película biográfica al uso, y el no conocer bien la profundidad de las canciones de Dylan hará que les resulte difícil y frustrante distinguir entre realidad y ficción.

Lastima que no se hable en la película de su conversión al catolicismo, único gesto incomprensible por parte de quien nunca dio muestras de conformismo con lo establecido. Esperemos que pronto se estrene en nuestro pais y no se quede solo como carne de Festivales.Afortunadamente en la banda sonora no sale Amaral pero si Eddie Vedder (Pearl Jam), Sonic Youth, Calexico, Yo la tengo, Willie Nelson…etc. (magnifico complemento al film e indispensable para fans acérrimos del tío Bob)

Podeis descargaros la pelicula aqui y la banda sonora aqui

Una frase del propio Bob define este film:

Yo sólo soy Bob Dylan cuando tengo que ser Bob Dylan. La mayor parte del tiempo quiero ser yo mismo. Bob Dylan nunca piensa sobre Bob Dylan. Yo no pienso en mí mismo como Bob Dylan. Es como dijo Rimbaud: Yo soy el otro (Biograph, 1985)


3 comentarios:

Manu dijo...

Relamente la peli tiene buenas espectativas, pero sin duda, si a tí te ha gustado creo que no habrá ninguna duda. YA había visto partes de l papel de Cate y realmente se sale en su papel.

Víctor M. dijo...

A mí Dylan me encanta, de verdad, me parece un tipo con un talento único. No se puede entender parte de la progresión musical sin él. Ha demostrado que sin tener una buena voz pero componiendo buenas letras se puede llegar alto. Un auténtico poeta.

Gustavo Rey dijo...

La verdad es que no tenía muchas ganas de ver la peli, me pasa igual que la de scorsese sobre los stones, pero el trailer me gustó bastante, yo pensé que era un documental. Saludos amigo
PD: te invito a mi nuevo blog de solo relatos:
http://soybreve.blogspot.com/