miércoles, 16 de abril de 2008

La Sombra de Seven es alargada (pero nunca igualada)

Sinopsis: El FBI cuenta con un departamento que se dedica únicamente a investigar y perseguir a los delincuentes que actúan en Internet. La agente especial Jennifer Marsh (Diane Lane) creía haberlo visto todo... hasta ahora. Un depredador cibernético cuelga torturas y asesinatos en su página web. El destino de sus prisioneros depende del público: cuantas más visitas registre su página web, más deprisa morirán las víctimas. Cuando el juego del gato y el ratón se convierte en algo personal, Jennifer y su equipo deberán lanzarse a una carrera contrarreloj para encontrar a este asesino.

Eso es en pocas palabras el argumento de “Rastro oculto”......Guauuuu!!!! Su director Gregory Hoblit viene del medio televisivo, cosa que se nota y lastra de sobremanera el film, su currículo lo deja claro: Canción triste de Hill Street, La ley de los Ángeles, Policías de Nueva York. Tuvo unos prometedores comienzos en la pantalla grande con “Las dos caras de la verdad”, más por la apabullante actuación de un emergente Edward Norton que por los meritos de Gregory detrás de la cámara. Pero debería haberme dado cuenta de la clase de película que iba a ver, cuando el ultimo trabajo de Hoblit es ese horrible thriller fatuo y mentiroso llamado Fracture (Ni Hopkins la salva) Cierto es que tiene en su haber buenas películas como Fallen o Frecuency pero si no fuera por la duración y un ritmo pausado y lento en exceso, rodado casi sin convicción, diría que estamos ante una serie de televisión más y de las peores.

Tópica, predecible y con unos personajes a los que puedes calificar de todo menos de originales, encontré pueril ( y por momentos hasta aburrido) casi todo el metraje, con grandes fallos en el guión y un desaprovechado buen comienzo. Aunque Dianne Lanne es una buena actriz, aquí parece no sobresalir mucho al igual que su compañero de reparto Billy Burke (aunque este salga mejor parado).Ni siquiera es un buen ejemplo del voyerismo y la violencia de internet que pretende condenar; no es el sofisticado y agudo thriller que pretende ser ser, sino simplemente otra película más sobre un asesino en serie. Ideal para alquilar en DVD una noche lluviosa de Sábado, en que no apetece salir.

Resumiendo: Ganan los buenos, el malo es malísimo, muere el secundario simpático y hay un final feliz. Al menos agradezcamos que no trate de darnos una de esas sorpresas finales, sacadas con pinzas de dios sabe donde. Si después de esta, se ven The contract (la ultima de Morgan Freeman y John Cusack) seguro que dejan de ver cine en una buena temporada o se convierten en psychokiller (cosa que nadie les reprocharia) ¿ De veras creen que debería extenderme mas sobre ella?

2 comentarios:

Manu dijo...

Cuanta razón tienes criatura!!!.

DianNa_ dijo...

Jjajajaj, pues a mi la verdad es que mucho no me gustó , pero me puso de los nervios , eso sí :)
Besos^^