sábado, 5 de enero de 2008

Pistolas humeantes y tardes de Sabado

Que tiempos aquellos en que, tras el almuerzo del sabado, te ponias frente al televisor anhelante de que se acabaran los dibujos animados de la 15:30 para dar paso a "Sesion de Tarde". Alli descubri a John Ford, Michael Curtiz, Raoul Walsh, Howard Hawks, Henry Hathaway, King Vidor y tantos otros. Converti en uno de mis heroes favoritos al James Stewart de Flecha Rota o Winchester 73; descubri que Errol Flyn nunca se despeinaba cuando luchaba a brazo partido contra Basil Rathbone (el mejor malo de todos los tiempos); me desespere viendo a Bogart buscando inutilmente el tesoro de Sierra Madre; tuve mi primera (infantil e involuntaria) ereccion viendo los exuberantes pechos de Jane Russell en Forajidos o los labios carnosos de Jennifer Jones en Duelo al sol; me enfade con Glenn Ford o Henry Fonda que de tan buenazos que eran sus personajes parecian tontos y como no mencionar al cowboy por excelencia: John Wayne.



Aquellas tardes, pese a presentar diversos estilos (aventuras, cine negro, comedia, belicas), fueron hechas sin duda para el cine del Oeste. Mas adelante se abrio paso Sergio Leone y el spaguetti-western, estilo que, salvo contadas peliculas y actores (Eastwood o el nunca bien valorado Lee van Cleef) no llego a satisfacerme tanto como el clasico cine de indios y vaqueros de mi niñez. Quizas en la adolescencia recupere algo de aquellos momentos de tension infantil aferrado emocionado al apoyabrazos del sofa, con la magnifica Silverado de Lawrence Kasdan, pero nunca volvi a tener la completa sensacion de antaño de verte inmerso en aquel mundo de colts, caballos, montañas rocosas y, como no, el tipico arbusto rodante del desierto.

Y ahora con los años y la experiencia cinematografica, volver a ver un western es siempre señal de gozo y, a veces, de susto; Sin Perdon de Clint es y sera una obra maestra al alcance de unos pocos directores, aunque constantemente haya algun inepto que se empeña en dirigir pseudo-westerns, convirtiendolo en un genero denostado. No me hagan hablar.


La pelicula de la que les hablare hoy no tiene un director de prestigio (aunque si cierto talento) y es un mero remake de un film del 57; pero durante 117 minutos me senti atrapado por la historia y los caracteres, pretendiendo ver en el, una sombra del pasado convenientemente modernizada.

3:10 to Yuma (1957) era un filme de segunda dirigido como si fuese de primera, por un magnifico, pero casi desconocido, artesano: Delmer Daves (Flecha Rota, Demetrius y los Gladiadores, Destino Tokyo). Estaba basado en un cuento del escritor Elmore Leonard, este hombre no solo escribie novela negra y, si, es el mismo en que se baso Tarantino para Jackie Brown, Leonard siempre ha tenido una estrecha relaccion con el cine aunque nunca le haya echo justicia: Un romance peligroso, Como conquistar Hollywood. En el film se contaba la historia de un granjero (ese secundario de lujo llamado Van Heflin) al que le encargaban transportar, hasta el tren que debia llevarlo a la prision, a un asesino convincentemente interpretado por Glenn Ford. Es una de esas pelis que suelen echar de madrugada en La 2 de television española, asi que les aconsejo que esten atentos. Algun avispado productor de Hollywood debio verla en uno de esos pases nocturnos o en el canal de Ted Turner y decidio que, para que contratar un guionista si las mejores historias estaban en el cine clasico.

El resultado es 3:10 to Yuma (2007), afortunadamente no le han cambiado el titulo, un western clasico en la mejor tradicion. Quizas para mi gusto excesivamente luminoso y con una fotografia demasiado nitida, pero su director, James Mangold, en su corta carrera ya me habia sorprendido con la estupenda Identity (por favor, vean el final alternativo de esta pelicula o no la entenderan correctamente) o el biopic sobre Johnny Cash; y habia co-escrito el guion de Copland (una de las dos peliculas donde Stallone actua medianamente bien, adivinan cual es la otra?). Abusa con acierto de los primeros planos, permitiendonos asi olvidar la trama aventurera para centrarse mas en el caracter de los personajes, remarcando convenientemente ciertas escenas de las llamadas "duelo interpretativo".

En este remake el papel de granjero recae en uno de los mejores actores de los ultimos tiempos: Christian Bale (que proximamente repetira en Batman: the Dark Knight y, segun afirman los rumores, ha aceptado salir en la proxima entrega de Terminator), ¿quien nos lo iba a decir cuando Spielberg lo descubrio para El imperio del sol?; si tienen tiempo echen un vistazo a su papel en esa gran desconocida que es Equilibrium o la interpretacion de lujo con que adorna El maquinista. Mientras que para el papel de Ben Wade, el forajido a custodiar, se ha elegido a un Russell Crowe; que, aunque es uno de mis actores mas detestados, he de reconocer que ha conseguido el merito de saber llevar un papel a medio camino entre la simpatia y el desprecio, necesario para el final del film. Bale se come literalmente a Crowe con una interpretacion sombria, ruda, de un pseudo heroe cuyo pathos es inevitable desde el momento en que acepta tan ardua mision, lastima que su cojera (pilar de la motivacion del personaje) aparezca y desaparezca a medida que avanza el film (grave fallo)





3:10 to Yuma, como buen western que se precie, tiene un elenco de personajes estereotipados pero sin llegar a caer en el aburrimiento (el cobarde del ferrocarril, el doctor que nunca ha pegado un tiro, el cowboy desagradable cuya muerte lo es mas aun) pero entre todos ellos destaca-como siempre- un estupendisimo Ben Foster (ya se lo adverti en mi entrada sobre 30 Days of Night) que remata el papel de sadico pistolero con una voz ligeramente nasal y oscura y una actuacion carente de tics histrionicos, lo que es raro para el, demostrando asi su eficacia y valia. Destacar tambien la breve aparicion de un recuperado Peter Fonda.
Como colofon a esta pelicula, un destello de homenaje al maestro Ennio Morricone y su etapa spaguetti-western por parte de Marco Beltrami compositor de la banda sonora, que recuerda por momentos los films de Sergio Leone, sin caer en la burda parodia.

Dentro de poco la estrenan en España, y puede ser una candidata a los Oscars, pero les recomiendo encarecidamente que cojan un bol de palomitas, se sienten en su sillon favorito y traten de recordar su niñez disfrutando como yo de esta pelicula. Se lo pasaran en grande.







http://view.break.com/315989 - Watch more free videos

3 comentarios:

Manu dijo...

Que buenos recuerdos aquellas tardes de indios y vaqueros, donde uno creía que los indios eran los malos (que ingenuos somos los niños) y disfrutábamos de los sabados en el sofá viendo a nuestros heroes. Hoy en día los niños prefieren ver las patéticas "Historias de Matrimonio", que será de ellos..., sus padres nunca debieron disfrutar como nosotros.
Desde el sofá, postrado por una bronquitis que casi no me deja respirar disfrutaré de una de esas pelis de antaño.
Saludos a todos.
Y ya sabeis, aunque hayais sido malos hoy vendran los reyes magos.

Escriba perezoso. dijo...

Hombre Manu,pues espero que te recuperes pronto de esa bronquitis que veo que piensas aprovechar bien,ja,ja.

Sun ya estas cogiendome otra vez el gustito por hacer disecciones de cine,ja,ja.Creo que ya estas curado del todo y vuelves a ser el mismo de cuando yo aún no te conocia.Tus amigos de siempre deben estar flipando,ja,ja.

Saludos a tu Santa.Un día de estos seguiré con esas entradas que a ella le gustaban .

Anónimo dijo...

El cine que nunca volverá!
Se termino hace mucho. Eran otros tiempos. La de buenos contra malos, indios contra vaqueros, ganaderos contra campesinos, puritanos frente a puteros y borrachos. Peliculas en las que las fronteras significaban algo más que un paso entre dos paises, donde los duelos representan el ultimo acto "viril" de unas gentes con una escueta pero clara escala de valores.
Y reconozco que me encanta ese subgenero del Western que es el Westrer Fronterizo y crepuscular.El final de una época de gentes rudas,de supervivencia, de la ley del más fuerte (o rápido), del salvaje Oeste. El comienzo de la modernidad. El comienzo del cambio.
Gracias Sam Peckinpah.
Para acabar una frase mitica de la ultima gran pelicula del género que es "Sin Perdón):
"Soy William Munny, de Missouri, el asesino de mujeres y niños. He matado cualquier cosa que tuviese vida o se moviese y hoy he venido a matarte a tí."
(gracias Clint, aunque no entiendo como luego te da por fotografiar puentes, tendrias que volarlos, pero eso es otra historia).
Gracias

FON