lunes, 21 de enero de 2008

Jaque mate al cine español

Los productores de cine español se echan las manos a la cabeza y lloran como magdalenas por que el cine en España sigue perdiendo espectadores por tercer año consecutivo, al atraer a cerca de 102 millones de personas a las salas en 2007, 20 millones (un 16,4%) menos que en 2006 . Lejanos quedan los tiempos de los 144 millones de 2004.

Y de que se quejan? Es más que lógico que no queramos ir al cine y nos dediquemos más a la piratería. Acaso es normal que para ver una película tenga que desembolsar 6 euros (sin contar las palomitas y el refresco, sin las cuales la sesión estaría huérfana) Tan lejos no están los tiempos en que una sesión costaba 300 pesetas!! Que encarece tan bello arte y por que.

Encima, para colmo, los productores se quejan de que denostamos el cine español a favor del americano. Lógico!!! Teniendo en cuenta que el panorama patrio este año es mas que desolador, salvo las honrosas excepciones de “El orfanato” o “REC”. Como vamos a conseguir que la gente vaya al cine si se producen tostones como “Las 13 rosas” o la pedante e insulsa “la Soledad” el segundo trabajo de Jaime Rosales, que ya dirigió ‘Las horas del día’ en 2003. Cuando alguien se empeña en producir semejante coñazo le hace mas daño que bien al cine español.
Constantemente planos que dividen la pantalla en dos, una historia mal contada, ritmo excesivamente pausado, unos actores estupendos para una historia que a veces peca de insulsa por su incorrecto tratamiento.
Como diría el tío Jess Franco la maldición del cine español es abusar del plano paleto y este hombre parece ponerlo muy bien en práctica. Si esta película pretendía reflejar la soledad , lo único que consigue es que te quedes solo en medio de la sala; si encima la mandamos a Cannes a la sección “Una cierta mirada” nos estamos buscando un conflicto diplomático con nuestro país vecino: que los galos no son tontos! Pero me jode que se la haya nominado a tres categorías de los Goya (mejor película, dirección y actor revelación )cuando su distribución ha sido mínima, tanto como su recaudación y el interés del público. El director, rozando el despropósito, afirma: En una película nunca pasa nada, donde pasan las cosas es en el corazón y la cabeza del espectador. Pues tus espectadores estamos tórridos de pasión…..de ganas de tirarte la película a la cabeza. Coixet o Rohmer son únicos, pero hay demasiados directores que se empeñan en copiarles en un esfuerzo por parecer trascendentales.

Y, mientras, con pasos silenciosos, Nacho Vigalondo presenta en el Festival de Sundance su ópera prima, Los Cronocrímenes. Una cinta que no deja de ser bien recibida allá donde es exhibida y que, paradójicamente, en España aún no ha encontrado distribución. Increíble pero cierto, ¡¡en que coño están pensando los productores!!
Adivináis cual va a ser el proyecto que va a producir la compañía de la compañía de Tom Cruise y Paula Wagner, tras haber llegado a un acuerdo con el sindicato de guionistas: efectivamente, un remake de Los Cronocrímenes El cual estará producido por Steven Zaillian, ganador de un Oscar por el guión de La Lista de Schindler, responsable, entre otros, del guión de American Gangster y director de una joyita, que hoy esta de ligera actualidad, que se llama En Busca de Bobby Fischer.
Un recuerdo para uno de los mayores genios del ajedrez (con permiso de Capablanca). Un pais que convierte a sus heroes en traidores es peor que un productor español llorando por lo que pudo haber sido y no fue.

2 comentarios:

Navar dijo...

Que de agradecer es entrar a ojearte y leer sobre cine.Que gran razón tienes amigo Sun!!!!!!!!Con lo agustito que uno se ve una peli,en su sofá,tomando lo que le sale de lo que pone la gallina,en su plasma de 42",con los intermedios, que si uno desea se puede tomar y ahorrandose la pasta que cuesta hoy el cine.Y si encima la peli no te gusta,la borras y punto,no te escuece lo que no te has gastado.Lo dicho que hagan buen cine y quizás no nos escueza gastarnos una entrada para ver esa posible buena peli.Saludos.

Manu dijo...

Ya que lo planteas y seguro que estas esperando mi comentario debido a la forma en que me gano el pan, afirmar que tan bello arte se ve encarecido debido a los precios abusivos que las distribuidoras cobran a las salas por la exhibición de sus películas, así como por los acuerdos bajo mesa de proyeción de bodrios sin los cuales nunca verían la luz. La taquilla no da para mantener los gastos de los Cines de ahí los altos precios de palomitas, refrescos y demás. Se que no tiene justificación alguna, y también se que en casa te puedes tocar las bolas, ir al baño y no perderte nada de la peli, pero no me puedes negar que determinadas películas merecen verse en la gran pantalla, aunque a veces haya que soportar el maldito ruido del resto de especimenes que rondan por la sala.