jueves, 6 de marzo de 2008

EL TRAFICO EN SALAMANCA ES UNA MARAVILLA

Hay días en lo que apetece es ver una película mediocre, que no te haga pensar mucho y cuya digestión sea facilota cuanto menos. Si tienen un día de esos no duden en ir a ver En el punto de mira (Vantage Point, o sea Posición de ventaja, otro acierto para los traductores de títulos!) Tras la resaca de los Oscars yo necesitaba algo así para pasar la tarde postrado en el sofá.

La historia es de lo mas rocambolesca: El presidente de los Estados Unidos viaja a Salamanca (se ve que no tenia otra cosa que hacer) para participar en una conferencia de paz de gran nivel (eso si que es utopía). En medio del mitin, alguien intenta atentar contra su vida.


Pete Travis , que hasta ahora solo había hecho películas para T.V. (entre ellas la conocida Omagh), se encarga de dirigir con un cierto estilo el film; al menos uno no se duerme durante la proyección y se consigue trasmitir y mantener un cierto suspense pero se nota que carece del estilo de su amigo Paul Greengrass (que curiosamente también esta rodando estos días en España, concretamente en Murcia, los primeros planos de su nueva película, The Green Zone). Para ello se cuenta con una buena persecución por las atestadas calles de Salamanca, muy en la onda del maestro Frankenheimer y su espectacular Ronin; hay que ver que bien conducen estos salmantinos y lo patán que es Dennos Quid!!. En un intento de conseguir cierta originalidad se trata la trama desde los diferentes puntos de vista de los protagonistas.



Con las habituales trampas del género, nos encontramos ante una película de fácil digestión y entretenimiento asegurado, pero no pidan peras al olmo que estamos en crisis. Así la película se va desinflando a medida que avanza su metraje para concluir con un insulso final.
Dennis Quaid, Forest Whitaker estan simplemente correctos, son dos mounstros y no necesitan demostrarlo a estas horas. Matthew Fox (si, el guaperas de Perdidos –Lost- que aquí tampoco es que se luzca mucho) supone un acicate para el publico femenino, otro bello rostro y poco mas. Una desaparecida, Sigourney Weaver, y un, últimamente, recuperado William Hurt (que me ha encantado en sus ultimas apariciones en el celuloide: Mr. BROS y En tierras salvajes) completan el elenco de actores. Lastima que se nos empeñen en vendernos a Eduardo Noriega como la nueva esperanza blanca del cine español en USA, aquí no da la talla, resultando escandalosamente poco creíble (tanto como la intrincada trama de la película)

Entretenida pero sin necesidad de pasar a los anales de la historia del cine, creen que se merecía una entrada? de todo tiene que haber en la viña del señor!

1 comentarios:

Manu dijo...

Aunque vaya en contra de con lo que me pago el pan, les recomiendo que no malgasten el dinero en está película. Comparto todo el comentario de nuestro anfitrión. Si no quieren pensar y están en un dia de descanso neuronal anímense a su visonado.